Endoscopia y Colonoscopía

Una endoscopia superior es un procedimiento que se utiliza para examinar visualmente el sistema digestivo superior con una cámara diminuta que se encuentra en el extremo de un tubo largo y flexible. Un especialista en enfermedades del sistema digestivo (gastroenterólogo) utiliza una endoscopia para diagnosticar y, a veces, para tratar enfermedades que afectan el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

El término médico para una endoscopia superior es esofagogastroduodenoscopia. La endoscopia superior puede realizarse en el consultorio del médico, en un centro de cirugía ambulatoria o en un hospital.

Por qué se realiza

Una endoscopia superior se utiliza para diagnosticar y, a veces, tratar las afecciones que afectan la parte superior del aparato digestivo, incluido el esófago, el estómago y el primer segmento del intestino delgado (duodeno).

El médico podría recomendar una endoscopia para lo siguiente:

  • Investigar síntomas. Una endoscopia puede ayudar al médico a determinar qué está causando los signos y síntomas digestivos, tales como náuseas, vómitos, dolor abdominal, dificultad para tragar y sangrado gastrointestinal.
  • Diagnosticar. El médico podría utilizar una endoscopia para tomar muestras de tejido (biopsia) para analizar en busca de enfermedades y afecciones tales como anemia, sangrado, inflamación, diarrea o cáncer del aparato digestivo.
  • Tratar. Tu médico puede pasar herramientas especiales a través del endoscopio para tratar ciertos problemas del aparato digestivo, como cauterizar un vaso que sangra para detener un sangrado, para dilatar o estrechar el esófago, o para extraer un pólipo o un objeto extraño.

Endoscopia y Colonoscopía

Una endoscopia superior es un procedimiento que se utiliza para examinar visualmente el sistema digestivo superior con una cámara diminuta que se encuentra en el extremo de un tubo largo y flexible. Un especialista en enfermedades del sistema digestivo (gastroenterólogo) utiliza una endoscopia para diagnosticar y, a veces, para tratar enfermedades que afectan el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno).

El término médico para una endoscopia superior es esofagogastroduodenoscopia. La endoscopia superior puede realizarse en el consultorio del médico, en un centro de cirugía ambulatoria o en un hospital.

Por qué se realiza

Una endoscopia superior se utiliza para diagnosticar y, a veces, tratar las afecciones que afectan la parte superior del aparato digestivo, incluido el esófago, el estómago y el primer segmento del intestino delgado (duodeno).

El médico podría recomendar una endoscopia para lo siguiente:

  • Investigar síntomas. Una endoscopia puede ayudar al médico a determinar qué está causando los signos y síntomas digestivos, tales como náuseas, vómitos, dolor abdominal, dificultad para tragar y sangrado gastrointestinal.
  • Diagnosticar. El médico podría utilizar una endoscopia para tomar muestras de tejido (biopsia) para analizar en busca de enfermedades y afecciones tales como anemia, sangrado, inflamación, diarrea o cáncer del aparato digestivo.
  • Tratar. Tu médico puede pasar herramientas especiales a través del endoscopio para tratar ciertos problemas del aparato digestivo, como cauterizar un vaso que sangra para detener un sangrado,


contacto-zafir

Colonoscopía ¿QUÉ ES?

La colonoscopia consiste en la exploración del interior del recto, del colon e incluso de los últimos centímetros del intestino delgado, introduciendo a través del ano un instrumento, el colonoscopio. Este consiste básicamente en un tubo flexible dotado de un sistema de iluminación y de visión. A través de él se pueden introducir pinzas y otros accesorios que se emplearán en diferentes procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos. La duración del procedimiento es variable, dependiendo de si se trata de una exploración diagnóstica o terapéutica, y de si precisa o no administrar sedación. En general, una colonoscopia tiene una duración aproximada de 30-45 minutos.

Indicaciones

Mediante la colonoscopia se pueden diagnosticar la mayor parte de las enfermedades que afectan al tracto digestivo inferior (intestino grueso), ya que consigue la visualización directa de su interior. Localiza las lesiones de una manera muy precisa y permite obtener biopsias para su análisis al microscopio. De esta forma se obtiene un diagnóstico exacto que facilita un tratamiento correcto de la enfermedad. Por otra parte, mediante la colonoscopia es posible realizar procedimientos terapéuticos tales como extirpación de pólipos (pequeños tumores benignos y a veces también malignos), coagulación de lesiones sangrantes o extracción de cuerpos extraños, entre otros. Así se evita tener que recurrir a una intervención quirúrgica para resolver el problema. La toma de biopsias, la extirpación de pólipos del intestino o cualquier otra maniobra terapéutica no son dolorosas para el paciente.

Principales motivos por los que el médico solicitará la realización de una colonoscopia

Son variados, pero destacan la diarrea de larga evolución, el cambio reciente del ritmo intestinal, la emisión de sangre a través del ano, el dolor abdominal no diagnosticado tras un estudio con otros métodos y casos en que se quieren descartar tumores de colon en personas en riesgo mayor de padecerlos (antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o con ciertas enfermedades intestinales crónicas, como la colitis ulcerosa).

¿QUÉ ES?

La colonoscopia consiste en la exploración del interior del recto, del colon e incluso de los últimos centímetros del intestino delgado, introduciendo a través del ano un instrumento, el colonoscopio. Este consiste básicamente en un tubo flexible dotado de un sistema de iluminación y de visión. A través de él se pueden introducir pinzas y otros accesorios que se emplearán en diferentes procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos. La duración del procedimiento es variable, dependiendo de si se trata de una exploración diagnóstica o terapéutica, y de si precisa o no administrar sedación. En general, una colonoscopia tiene una duración aproximada de 30-45 minutos.

La ginecología también permite la detección, diagnóstico y tratamiento de enfermedades como:

  • Cáncer de mama
  • Virus del papiloma humano VPH
  • Cánceres ginecológicos
  • Endometriosis
  • Síndrome de ovario poliquístico SOP
  • Esterilidad e infertilidad
  • Menorragia
  • Menopausia